Artículos » Estudios Sobre las Vacunas

Historia en Breve

Al comparar las tasas de vacunación de 34 países desarrollados se reveló una correlación significativa entre las tasas de mortalidad infantil y el número de dosis de vacunas que reciben los bebés. Los Estados Unidos es el país que administra más vacunas y el que tiene la mayor tasa de mortalidad infantil

La investigación demuestra que mientras más vacunas reciba simultáneamente un bebé, mayor es su riesgo de ser hospitalizado o morir, esto en comparación con un bebé que recibe menos vacunas

Mientras más temprana es la edad en la que un niño es vacunado, mayor es su riesgo de ser hospitalizado o morir, esto en comparación con los niños que reciben las mismas vacunas pero a una edad más avanzada.

Por el Dr. Mercola

Las vacunas: ¿Son seguras? ¿Son eficaces? Neil Z. Miller,1 un periodista de investigación médica y director de Thinktwice Global Vaccine Institute, nos ayudará a responder esas preguntas.

Miller ha investigado las vacunas durante tres décadas y ha escrito varios libros sobre este tema, incluyendo "Vaccines: Are They Really Safe and Effective?", "Vaccine Safety Manual for Concerned Families and Health Practitioners" y su libro más reciente "Miller's Review of Critical Vaccine Studies: 400 Important Scientific Papers Summarized for Parents and Researchers".

El libro "Miller´s Review publicado en el 2016, es un magnífico trabajo. En este libro, Miller analiza la preocupación sobre la seguridad y eficacia de las vacunas que se planteó a partir de la revisión de 400 estudios publicados.

El libro no analiza los estudios que apoyan la vacunación (que por cierto, la gran mayoría de estos estudios fueron financiados por la industria y el gobierno), ya que estos estudios se encuentran disponibles en el sitio web de los CDC.

"Comencé cuando nacieron mis hijos... hace más de 30 años... Cuando mi esposa estaba embarazada, sentí que tenía que hacer la debida diligencia sobre las vacunas. Tenía que ser honesto. Antes de empezar a investigar sobre las vacunas, mi esposa y yo sabíamos intuitivamente que no íbamos a vacunar a nuestros hijos.

Cuando doy conferencias, muchas veces le digo a las personas: ¿Cómo esperan que su hijo esté sano si le inyectan sustancias tóxicas? Lo sabía intuitivamente... sin embargo, sentí una obligación de hacer mi debida diligencia e investigar", dice Miller.

"La cosa es que cuando hago algo, lo hago bien... estaba haciendo mi investigación en las bibliotecas médicas. Estaba recolectando toda la información y comencé a recopilar y coordinar... Las personas se enteraron de lo que estaba haciendo.

Desde aquel entonces ya me preguntaban sobre las vacunas. Así que organicé en un folleto y comencé a compartir la información con las personas. Todo empezó con ese primer folleto".

No Se Crea el Argumento de que "No Existe Evidencia"

El libro titulado "Miller´s Review" se creó en respuesta al argumento tan común de que "no existen estudios que demuestren que las vacunas no son seguras o que son ineficaces".

"Escucho esto muy a menudo", dice Miller. "Los padres vienen a mi todo el tiempo y me dicen, "mi médico me dijo que las vacunas son seguras y que no existen estudios que comprueben los contrario". Llevo 30 años investigando. Conozco literalmente miles de estudios que lo documentan [las preocupaciones]. Todos mis libros documentan esos estudios".

"Miller´s Review" es el único en resumir 400 estudios en viñetas con citas directas de cada estudio - con un estudio por página - además de las citas para que pueda buscar y leer el estudio completo en caso de que decida hacerlo.

Todos estos estudios están publicados en las revistas arbitradas e indexadas por la Biblioteca Nacional de Medicina.

"Todos son estudios válidos realizados por investigadores calificados que han sido publicados en revistas como The Lancet, New England Journal of Medicine, entre otras revistas populares (y en algunas revistas pequeñas, sin embargo, siguen siendo estudios revisados por pares) que demuestran que las vacunas tienen problemas como: problemas de seguridad y de eficacia.

Y todos estos estudios ya se encuentran en un solo lugar para que las personas, como los médicos, puedan obtener esta información de una forma práctica.

Este libro ha sido muy eficaz con los médicos. He escuchado por los padres de familia que cuando sus médicos están indecisos o a favor de las vacunas y leen este libro, dejan de presionarlos para que vacunen a sus hijos.

Actualmente, los médicos están respetando la decisión de los padres de no vacunar o de buscar algún tipo de programa de vacunación alternativo...

Estoy a punto de tener acceso sin censura y sin restricciones a toda la información disponible que hay sobre las vacunas. No sólo el tipo de información que su médico quiere que sepa.

No sólo el tipo de información que las compañías farmacéuticas quieren que sepa y no sólo el tipo de información que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) le dan a los médicos para que la compartan con sus pacientes.

Quiero que los padres tengan toda la libertad de tomar la decisión de si quieren vacunar a sus hijos o no... Se trata de una cuestión de derechos humanos. Se trata de un aspecto obligatorio en las vacunas. Creo que todas las vacunas son problemáticos. Creo esto no sólo por intuición, sino basado en la evidencia que he encontrado a lo largo de los años".

Tomar Decisiones Desinformadas Es Parte del Problema

Finalmente, cada padre de familia tendrá el derecho de tomar la decisión de si quiere vacunar o no. El problema es que casi todo el tiempo es una decisión desinformada.

Uno de los temas de los que habla en sus libros anteriores es que ha habido una campaña deliberada de desinformación que tiene como objetivo hacer creer que las vacunas son más eficaces de lo que realmente son.

Por ejemplo, los datos de incidencia de enfermedades se utilizan para sugerir que las vacunas han reducido dramáticamente la incidencia de una enfermedad dada, cuando de hecho la tasa de esa enfermedad ya había disminuido un 90 %, o más en algunos casos, antes de que esa vacuna estuviera disponible.

El sarampión ha sido un problema en los países en desarrollo, en gran parte debido a la desnutrición, la deficiencia de vitamina A, la falta de agua limpia, la higiene y el acceso rápido a la atención médica. A medida que se traten estos problemas, la mortalidad a causa del sarampión disminuirá por sí sola.

La vitamina A parece particularmente importante y los estudios patrocinados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) han confirmado que las altas dosis de suplementos de vitamina A protegen a los niños de las complicaciones y la muerte relacionada con la enfermedad.

"La vacuna contra el sarampión se introdujo en los Estados Unidos en 1963, sin embargo, fue a finales de la década de 1950 cuando se redujo drásticamente la tasa de mortalidad del sarampión.

Esto debido a que la población había desarrollado una protección en contra de los daños más peligrosos de la enfermedad. Esto también sucede con muchas otras enfermedades diferentes.

En mi libro, hay muchos tipos de gráficas e ilustraciones diferentes para ayudar a los lectores a entender los puntos principales... Muchas de estas gráficas demuestran que las tasas de muchas de estas enfermedades se redujeron significativamente por sí solas, mucho antes de la introducción de las vacunas.

La escarlatina, por ejemplo. ¿A dónde se fue la escarlatina? ¿Por qué ya no hemos visto casos de escarlatina si no tenemos vacunaciones masivas para esta enfermedad? Ese es un punto importante que hay que hacer".

Muchas Enfermedades Infantiles Protegen Contra el Cáncer

Otro punto importante es que existen docenas de estudios que demuestran que contraer ciertas enfermedades infantiles en realidad lo protege de varios tipos de cáncer en un futuro - desde melanoma hasta leucemia.

Es importante entender que cuando tiene una infección naturalmente adquirida, en realidad está ejercitando a su sistema inmunológico para que en el proceso desarrolle una auténtica inmunidad de por vida, que es algo completamente diferente al tipo de inmunidad artificial o temporal que obtiene de las vacunas.

Una de las razones de esto es porque las vacunas estimulan una parte completamente diferente de su sistema inmunológico, que la parte que se estimula al combatir una infección naturalmente adquirida. Incluso existe evidencia que sugiere que las enfermedades infantiles ayudan a protegerlo de sufrir futuras enfermedades cardíacas.

"Un estudio japonés... analizó a más de 100 000 hombres y mujeres de edad avanzada. Investigaron su historial de enfermedades infantiles comunes. ¿Padecieron de varicela, rubéola, sarampión, paperas?

Y encontraron que padecer esas enfermedades en la infancia los protegió de las enfermedades cardíacas.

Está protegido contra ataques cardíacos y varios tipos de enfermedad arteriosclerótica de los sistemas arteriales.

Protege el sistema arterial, así que padecer estas enfermedades en la infancia no sólo lo protege del cáncer, sino también de las enfermedades cardíacas, ataques cardíacos y derrames cerebrales... Existen diferentes teorías sobre por qué sucede esto. Pero lo importante es que, estudio tras estudio, confirma que esto es cierto".

Las Vacunas Crean Mutaciones Problemáticas

Otro problema relacionado con las vacunas que muchas personas desconocen por completo es el hecho de que las vacunas provocan mutaciones en los microorganismos que portan la enfermedad, de forma muy similar en la que los antibióticos provocan la mutación de las bacterias.

Por ejemplo, la vacuna contra la difteria, tétano y tos ferina (DTaP), ha provocado que el microorganismo pertussis, Bordetella pertussis mute y evada la vacuna. Lo mismo sucedió con la vacuna antineumocócica y la vacuna contra la influenza Haemophilus tipo B.

"Por ejemplo, están encontrando que cuando se administra una vacuna que ataca ciertas cepas de la enfermedad en la que en realidad múltiples cepas están causando la enfermedad, la vacuna es bastante eficaz en reducir la incidencia de la enfermedad de esa cepa en particular. Pero lo que sucede es que otras cepas entran y toman su lugar... Regresan más fuertes que antes.

Eso fue lo que sucedió con Prevnar, una vacuna contra el neumococo, la enfermedad neumocócica.

Todos los bebés que siguieron el programa estándar de inmunización de los CDC, recibieron la vacuna neumocócica a los 2, 4 y 6 meses de edad. Esa vacuna sólo atacaba a siete cepas. El neumococo tiene 90 cepas diferentes capaces de causar la enfermedad neumocócica.

Las vacunas fueron bastante eficaces en reducir la cantidad de la enfermedad causada por las cepas neumocócicas que atacaba la vacuna.

Pero lo que sucedió en tan sólo unos pocos años fue que las otras cepas se volvieron más prevalentes... tomaron el lugar de las cepas originales y se volvieron más virulentas.

En el 2010 sacaron otra vacuna... para sustituir la vacuna que ya había perdido su eficacia debido a lo que acabo de explicar.

La vacuna nueva incluyó las siete cepas originales más seis cepas adicionales, es decir las cepas en aquel momento estaban provocando la enfermedad neumocócica. Después de dos años de la introducción de esa vacunas, las cepas ya habían mutado..."

Lamentablemente, los padres han sido culpados y acosados por muchas de las fallas de estas vacunas. Se les dice a los padres que si no vacuna a sus hijos, serán responsables de propagar la enfermedad. Esa es la idea que están promoviendo los CDC, la industria médica y la industria farmacéutica.

Sin embargo, si lee los estudios, sabrá lo que saben los científicos - que el problema real es la adaptación evolutiva.

La Dra. Meryl Nass habló sobre este tema en una entrevista realizada en el 2013. Los microorganismos se adaptan. "Lo que sucedió con la tos ferina es que el microorganismo de la tos ferina ha cambiado. No sólo se volvió más virulento, sino que se ha vuelto más común", explica Miller. "Ha evadido la vacuna".

La Inmunidad Colectiva No Se Logra A Través de Inmunizaciones

Otro argumento para la vacunación masiva es lograr una inmunidad colectiva. Miller cree, y estoy de acuerdo con él, que la inmunidad colectiva jamás se logrará a través de la vacunación debido a que las altas tasas de vacunación fomentan la evolución de agentes causantes de enfermedades más graves.

En una población vacunada, la virulencia aumenta debido a la presión selectiva, ya que el patógeno se fortalece y adapta en su lucha por sobrevivir a la vacuna.

Mientras tanto, en una población no vacunada, el entorno promueve una menor virulencia, ya que el patógeno no quiere matar a su huésped. Un patógeno acertado es aquel capaz de infectar a muchos huéspedes sin matarlos, porque cuando el huésped muere, el patógeno pierde el entorno del que depende su propia supervivencia.

Sin embargo, una vez que el organismo de la enfermedad muta y se vuelve más virulento entre la población vacunada, aumenta su contagio no sólo entre la población vacunada, sino también entre la población no vacunada, que ahora se enfrentará a un enemigo mucho más virulento de lo normal.

"En términos de inmunidad colectiva, no sólo tiene... esta presión selectiva que le impide alcanzar la inmunidad colectiva (porque los microorganismos siempre están tratando de evadir la vacuna), sino que la vacuna contra la tos ferina sólo tiene un 60 % de eficacia. Eso con las mejores estimaciones y sólo por un par de años.

Los estudios demuestran que incluso después de tres, cuatro o cinco años, casi ya no tiene ningún tipo de eficacia, casi regresa al periodo previo a la vacuna.

¿Cómo espera tener una inmunidad colectiva con una vacuna que sólo tiene un 60 % de eficacia? Pueden vacunar al 100 % de la población y ni así alcanzarían la inmunidad colectiva con una vacuna que tan sólo tiene un 60 % de eficacia.

Durante muchos años las vacunas contra la influenza tienen un 0 % de eficacia porque no se adaptan al virus circulante. En los mejores años sólo se obtiene el 30, 40 o 50 % de eficacia".

Los Estudios Denuestan que las Vacunas Aumentan la Mortalidad Infantil

Unos de los principios de la medicina convencional es que si se vacuna a toda una población, todos estarán más sanos. Habrá menos enfermedades. Pero cuando comparamos las tasas de vacunación y las estadísticas de salud, nos damos cuenta que sucede todo lo contrario. Esta es parte de la información más convincente en el libro de Miller.

Por ejemplo, al comparar las tasas de vacunación de 34 países desarrollados se reveló una correlación significativa entre las tasas de mortalidad infantil y el número de dosis de vacunas que reciben los bebés. Los Estados Unidos es el país que administra más vacunas y el que tiene la mayor tasa de mortalidad infantil. Puede leer este estudio aquí.2

"En realidad, soy el autor principal de ese estudio. Mi coautor fue Gary Goldman Ph.D., quien trabajo para los CDC durante siete años. Renunció cuando se enteró que los CDC no permitían que se dijeran las cosas negativas.

Goldman encontró problemas con la vacuna contra la varicela y quería publicar los datos. Los DCD dijeron, "no vamos a permitir que hagas eso", fue entonces cuando Goldman renunció...

Goldman y yo hicimos dos estudios revisados por pares... Los niños en los Estados Unidos están obligados - si siguen el programa de inmunización de los CDC - a recibir el mayor número de vacunas en comparación con cualquier otro país desarrollado, en realidad son los niños que más vacunas reciben en todo el mundo. Veintiséis vacunas. Otros países desarrollados requieren de menos.

Algunos países sólo requieren de 12 vacunas - Suiza, Islandia, Suecia y otros países europeos - sin embargo tenemos las mayores tasas de mortalidad infantil. Eso es lo en lo que se enfocó nuestro estudio. Las vacunas son promovidas como salvavidas. Se administran a los niños para protegerlos de morir a causa de enfermedades infecciosas.

Reunimos todos los programas de vacunación de los 34 países desarrollados y encontramos que los Estados Unidos tenía el puesto número 34 en la peor tasa de mortalidad infantil... Tenía la peor tasa.

Treinta y tres países del mundo desarrollado tuvieron mejores tasas de mortalidad infantil. Realizamos el estudio y encontramos que muchas personas encontrarían una relación contradictoria.

Encontramos una relación estadísticamente significativa. Hubo una correlación directa entre el número de vacunas que requería cada país para sus niños y la tasa de mortalidad infantil. Mientras más vacunas requiere un país, peor es la tasa de mortalidad infantil".

¿Por Qué Esto No es una Noticia de Primera Plana?

Muchas personas ingenuas creen que si todo esto fuera cierto, si las vacunas realmente provocaran más daños que beneficios, entonces sería una noticia de primera plana.

La razón por la que rara vez escucha algo sobre este tipo de estudios se debe a que la industria de las vacunas manipula toda la información que se difunde públicamente.

La complicidad entre las agencias reguladoras federales, el gobierno y la industria es uno de los muchos obstáculos que impiden que este tipo de información se dé a conocer.

Hay personas como la Dra. Julie Gerberding, que dirigió los CDC y estuvo a cargo de las recomendaciones para las enfermedades infecciosas durante siete años antes de volverse presidente de Merck Vaccines, uno de los principales fabricantes de vacunas del mundo.

Eso es sólo una de las muchas docenas de ejemplos de conflictos de intereses, lo que a su vez ha llevado a corromper la verdadera medicina basada en la ciencia.

"Tenemos un grave problema en donde los mejores científicos admiten que descartan puntos importantes de los estudios que han sido influenciados por las personas que financian sus estudios hasta el punto de que algunas veces no publican el estudio debido a que no se obtiene los resultados que querían, y así sucesivamente", dice Miller.

"Tenemos un grave problema con la industria farmacéutica que controla qué estudios se publican. También tenemos un grave problema porque las compañías farmacéuticas están controlando la información que se publica en los principales medios de comunicación.

Los medios de comunicación más populares obtienen aproximadamente el 70 % de sus ingresos de los anuncios farmacéuticos.

Por lo que no publicarán o promoverán algo negativo sobre las vacunas, incluso en sus noticieros, porque eso podría comprometer su potencial para seguir obteniendo estos millones de dólares que les dan las compañías farmacéuticas cada año".

Pero el mayor y más grave problema al que nos enfrentamos actualmente es el esfuerzo coordinado para obligar a las personas a vacunarse y eliminar las exenciones por creencias personales.

Por ejemplo, si quiere ir a la escuela en California, debe tener todas las vacunas. No se permiten exenciones, lo cual es una violación de los derechos humanos.

Según un Estudio, Administrar Simultáneamente Múltiples Vacunas Es Extremadamente Arriesgado

El segundo estudio3 publicado por Miller y Goldman analizó casi 40 000 reportes de bebés que sufrieron reacciones adversas después de las vacunas.

Aquí, encontraron que los bebés que recibieron el mayor número de vacunas tuvieron mayor probabilidad de ser hospitalizados en comparación con los que recibieron un menor número de vacunas.

Vale la pena señalar que estos datos se obtuvieron de la base de datos del sistema para reportar reacciones adversas a las vacunas (VAERS), un sistema de reportes pasivo y que las investigaciones han confirmado que los sistemas de reportes pasivos presentan información por debajo de la realidad en un 50 a 1.

Lo que esto significa es que cuando se encuentra un reporte en VAERS, tiene que multiplicarlo por 50 para acercarse lo más posible al número real, en promedio sólo se reporta 1 de cada 50 eventos adversos.

Los médicos tienen la obligación legal de reportar los efectos secundarios a VAERS, pero no lo hacen y no hay consecuencias por no hacerlo. Los padres también pueden hacer un reporte en la base de datos, así que invito a todos los padres de familia que, si su hijo experimenta una reacción a la vacuna, lo reporten.

En la actualidad, VAERS tiene más de 500 000 reportes de reacciones adversas a las vacunas y cada año, se añaden más de 30 000 reportes nuevos. Miller y Goldman descargaron esta base de datos y crearon un programa para extraer todos los reportes que involucraban a bebés.

En general, extrajeron 38 000 reportes de bebés que habían experimentado una reacción adversa después de recibir una o más vacunas.

Después, crearon un programa que fue capaz de determinar el número de vacunas que había recibido cada bebé antes de sufrir la reacción adversa y estratificaron los reportes por el número de vacunas (de una a ocho) que habían recibido simultáneamente los bebés antes de que se presentara la reacción.

Se enfocaron en las reacciones adversas graves que requirieron de hospitalización o provocaron la muerte. Esto es lo que encontraron:

Los bebés que recibieron tres vacunas simultáneamente fueron estadística y significativamente más propensos a ser hospitalizados o morir después de recibir sus vacunas, esto en comparación con los niños que recibieron dos vacunas al mismo tiempo.

Los bebés que recibieron cuatro vacunas simultáneamente fueron estadística y significativamente más propensos a ser hospitalizados o morir después de recibir sus vacunas, esto en comparación con los niños que recibieron tres o dos vacunas, y así sucesivamente hasta llegar a las ocho vacunas.

Los niños que recibieron ocho vacunas simultáneamente fueron estadística y significativamente más propensos a ser hospitalizados o morir después de recibirlas.

Los niños que recibieron las vacunas a una edad más temprana fueron significativamente más propensos a ser hospitalizados o morir que los niños que recibieron las vacunas a una edad más avanzada.

El Programa de Vacunación Infantil Se Basa en la Conveniencia y No en la Ciencia o la Seguridad

Como lo señaló Miller:

"La industria, los CDC y el Dr. Paul Offit nos dicen que se pueden administrar múltiples vacunas de forma simultánea. Offit dice que teóricamente podrían administrarse 10 000 vacunas a la vez, que un bebé puede estar expuesto a muchos patógenos simultáneamente sin salir herido.

El programa de vacunación de los CDC requiere que los niños reciban ocho vacunas a los 2 meses de edad, ocho vacunas a los 4 meses de edad y ocho vacunas a los seis meses de edad.

Mi pregunta para los padres es ¿Cuándo han tomado ocho medicamentos a la vez?... Si tomara ocho medicamentos a la vez, ¿cree que sería más probable tener una reacción adversa?

Los toxicólogos saben que mientras más medicamentos se tomen al mismo tiempo, mayor es el potencial de sufrir algún tipo de toxicidad aditiva o sinérgica... Lo que confirma este estudio es que administrar múltiples vacunas de forma simultánea es una práctica peligrosa.

Los CDC han elaborado un programa basado en la conveniencia. Dice: ocho vacunas a los 2 meses, ocho vacunas a los 4 meses y ocho vacunas a los 6 meses porque es conveniente. Les da miedo que los padres no regresen al pediatra una y otra vez, pero si regresan por más vacunas, mejor se las administran todas en sola vez.

Dicen, "Elaboraremos este programa basándonos en la conveniencia, no en la evidencia, no en la ciencia. No hay ciencia que respalde el programa de inmunización recomendado por los CDC. Lo hemos demostrado con nuestro estudio...

También demostramos que los niños que reciben las vacunas a una edad más temprana son estadística y significativamente más propensos a ser hospitalizados o morir en comparación con los niños que las reciben a una edad más avanzada.

Comparamos a los niños que reciben sus vacunas en los primeros seis meses edad con los niños que reciben las vacunas en los últimos seis meses de la infancia.

Le repito, es estadística y significativamente más peligroso administrar múltiples vacunas a bebés más pequeños que a niños mayores.

Esto tiene sentido porque le están dando la misma dosis a un recién nacido o bebé que puede pesar 8, 9, 10, 11 0 12 libras a los meses de edad que a un niño que pesa 15 o 17 libras... a una edad más avanzada".

Más Información

Puede encontrar el libro "Miller's Review of Critical Vaccine Studies: 400 Important Scientific Papers Summarized for Parents and Researchers" en ThinkTwice.com. Este libro es un recurso invaluable para los padres que quieren hacer la debida diligencia antes de tomar una decisión sobre si vacunar a sus hijos o no.

En su sitio web, también encontrará sus otros libros, junto con los estudios y publicaciones relacionados con las preocupaciones de seguridad y eficacia de las vacunas.

Otro recurso es el Centro Nacional de Información sobre Vacunas (NVIC). NVIC es el líder cuando se trata de educar al público sobre los esfuerzos para imponer las vacunas obligatorias y cómo preservar nuestras libertades con respecto a la salud a nivel local, estatal y federal.

Finalmente, todos deben tomar una decisión con respecto a las vacunas. La clave está en tomar una decisión informada para entender y comparar los potenciales riesgos con los beneficios. Para hacerlo, necesita tener acceso a ambos lados del debate y Miller nos ha hecho un gran favor al hacer más accesible la parte que nos habían estado ocultando.

 

FUENTE: http://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2017/07/02/importantes-estudios-sobre-las-vacunas.aspx